Los grupos de WhatsApp de madres del colegio

Deja un comentario

Los grupos de mamás en esta red social proliferan como un medio para estar informadas sobre las tareas escolares de sus hijos y para ayudarse entre sí. Pero también generan conflictos por sus abusos.

imagen

¿Alguien puede pasarme el punto tres de Lengua?, ¿Hay que llevar algo para mañana?, ¿A qué hora es la reunión de padres? ¿Alguien tiene un pincel de más para Plástica? Los grupos de WhatsApp de madres del colegio proliferan y se reproducen.

Gracias a ellos ha cambiado rotundamente la vida de las madres que trabajan y que tienen muchas responsabilidades.

Pero sin embargo tienen su contracara: es tanta la demanda que generan que en ocasiones pueden transformarse en un trabajito extra. Por eso, nunca faltan las mamás que, sin desatenderlos, optan por silenciarlos para poder continuar con la rutina.

La forma en que los diferentes actores del ámbito escolar se relacionan ha sufrido grandes transformaciones los últimos años: entre docentes y alumnos, entre pares, entre la escuela y los padres, y finalmente entre estos últimos. En varios de ellos la tecnología tuvo mucho que ver y por eso los grupos de madres que se forman en WhatsApp son quizás los más “revolucionarios” en cuanto repercuten en diversos aspectos.

Así como estos grupos de chat virtuales permiten que el ciclo lectivo se transite un poco más acompañado, por otra parte también son una fuente de conflictos de diversa índole. Puede ocurrir que haya mensajes que molesten a otra mamá miembro del grupo, pero ¡ay con la que decide salirse! Será víctima de comentarios y conjeturas no siempre simpáticos.

Quizás uno de los códigos de buena conducta es no hablar mal del resto. Los docentes y directivos  -ausentes de tal ir y venir de decires- también pueden ser víctimas de esta práctica y esto generar confrontación con la institución.

El psicopedagogo Alejandro Castro Santander ha estudiado el tema y por eso puede asegurar que echar mano a recursos informáticos con estos fines es un fenómeno que pisa muy fuerte en Argentina, igual que en Chile y México.

Señaló que en el origen estuvo la necesidad de los padres de mantenerse informados sobre las actividades de los niños en caso, por ejemplo, de que el alumno faltase al colegio. La tecnología ofreció una celeridad inusitada para pasar información y la comodidad de acceder a una tarea a través de una foto.

Pero por otra parte, manifestó que así como hay padres que se reúnen para confraternizar, “también te encontrás con algunos que hablan mal de colegio, directivos, docentes y otros padres. Esto está pasando y es un dolor de cabeza porque influye para generar un mal clima en la institución y a veces no se sabe a qué se debe”.

Fuente: losandes.com.ar

Si bien cuando se crea el grupo solo es con el fin de ayudarse a acompañarse, cuantas veces por hablar mal del otro, escribir de más… confunde el espacio tan útil, que la tecnología les brinda, y lo convierten en algo peligroso para ellas, para los docentes, la escuela y sobre todo para sus hijos.

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

WhatsApp. ¿Seguro?

Deja un comentario

WhatsApp ya no es sólo un sistema de mensajería. Se ha convertido en una verdadera red social, porque en eso lo han convertido sus millones de usuarios. Los adolescentes crean grupos, agregan a sus amigos e intercambian mensajes, enlaces, fotos, vídeos y archivos de voz. Muchos no encuentran la hora de apagar el celular por la noche, por si llega un último WhatsApp. “Whatsapear” se ha convertido en un sinónimo de hablar.

¿Qué sucede con todos esos mensajes, más privados y menos privados, que los niños se intercambian entre sí? ¿Qué sucede con las fotografías que se hacen y se envían unos a otros? ¿Alguien puede acceder a ellas?

social media tree blue

El Centro de Seguridad de PROTEGELES se contactó con la Oficina del Comisionado de Privacidad de Canadá, quien nos ha trasladado la información y conclusiones a las que han llegado tras la investigación llevada a cabo recientemente sobre WhatsApp.

Las conclusiones más importantes:

1. WhatsApp no recoge los nombres, correos electrónicos, direcciones u otro tipo de información de la lista de contactos que hay en el teléfono. No obstante, WhatsApp almacena los números de teléfono de los NO usuarios. Afirman almacenarlos “de forma cifrada”, aun después de haberlos identificado como NO usuarios de su servicio.
2. WhatsApp no recopila datos sobre la ubicación, aunque los usuarios pueden compartir voluntariamente dicha ubicación con otros usuarios a través del Servicio de WhatsApp.
3. El contenido de los mensajes que han sido entregados por el Servicio de WhatsApp no son copiados o archivados por WhatsApp. No obstante, si el destinatario no está conectado, el mensaje no entregado sí se mantiene en los servidores de WhatsApp y puede permanecer en ellos hasta 30 días. Transcurrido ese tiempo es eliminado. Los mensajes permanecen entonces sólo en los dispositivos del emisor y el receptor. No obstante, WhatsApp puede conservar la fecha y hora de los mensajes entregados, así como los números de teléfono de los móviles implicados.
4. WhatsApp afirma que: los archivos que se envían a través del servicio de WhatsApp (fotografías, videos, notas de audio…) permanecen en sus servidores después de haber sido entregados, durante lo que denominan un “corto período de tiempo”. Transcurrido este tiempo terminan siendo eliminados de acuerdo con “sus políticas de retención general”.
5. El texto del “estado”, la foto del perfil y la hora de la última conexión que aparece como “última vez”, pueden ser vistos por cualquier persona que tenga su número de teléfono móvil y sea usuario de WhatsApp. Es posible bloquear a otros usuarios con posterioridad.

“Si usted es usuario de WhatsApp, lo recomendable es que NO envíe archivos que contengan información privada, documentos, datos médicos, etc. Actué como si dicha información pudiera ser visionada por terceras personas a las que usted no conoce”.

Es muy importante EDUCAR a los niños y adolescentes que utilizan WhatsApp para que no utilicen este servicio para enviar fotografías o archivos que contengan información privada. Es necesario advertirles sobre la privacidad de sus conversaciones y de las imágenes que envían por WhatsApp Realmente, tanto adultos como menores de edad, si van a utilizar WhatsApp deberían actuar como si sus conversaciones fueran públicas. 

Fuente: kids and teens online
Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter