Redes Sociales más seguras

Deja un comentario

Las redes sociales son una parte importante de la vida moderna, pero pueden provocar serios dolores de cabeza cuando la información se comparte con un público más amplio de lo deseado. Como sus funcionalidades y configuraciones cambian con una frecuencia sorprendente, es una buena idea revisar tus preferencias en forma periódica.

Aunque el lugar más obvio para empezar a buscar ajustes relacionados con la seguridad son las pestañas de seguridad o privacidad, no hay que detenerte allí. Cuando tenga dudas, haga clic en todas las pestañas disponibles en las páginas de opciones o preferencias de sus cuentas para ver qué hay.

Peshkova_shutterstock_132045542-623x410

Los ajustes más importantes a tener en cuenta para mejorar la seguridad de sus redes sociales:

1. Credenciales de acceso Cada sitio cuenta con una variedad bastante amplia de opciones disponibles para preservar la seguridad de sus credenciales de acceso. A esta altura, la mayoría ofrece algún tipo de autenticación en dos fases

2. Visualización de contenidos y publicaciones Es importante comprobar quién tiene permiso para ver sus mensajes. Hay ciertos aspectos de su perfil que no pueden hacerse privados: por ejemplo, la imagen que usa como avatar o su imagen de perfil, y algunos datos básicos, como su nombre de usuario; cuando lo elija, recuerde que son públicos.

La mayoría de los sitios le permiten proteger sus posts. Por más que haya configurado un público limitado para sus mensajes, sigue siendo una buena idea que publique información pensando que todo lo que diga puede quedar expuesto públicamente.

3. Información de contacto y ubicación Las redes sociales usan diferentes medios para que las demás personas se puedan poner en contacto con usted. Aparte de las opciones de mensajería directa, es posible que le soliciten ingresar su número telefónico o correo electrónico, y en algunos casos incluso tu dirección física. Recuerde que todos estos datos se pueden encontrar sin mucha dificultad con una búsqueda…

4. Envío de mensajes y comentarios Algunos sitios le permiten limitar quién puede enviarle mensajes o publicar comentarios sobre sus posts. Para ello, seleccione o bloquee grupos específicos o personas individuales.

5. Etiquetas en fotografías y vídeos Cuando vea que hay fotografías o vídeos en sitios sociales, inevitablemente encontrará etiquetas. Si quiere tener el derecho de aprobar si los demás pueden enlazar su perfil a sus fotografías, por lo general es necesario habilitar esta opción, ya que casi nunca suele ser la opción predeterminada.

6. Seguimiento y anuncios La mayoría de los sitios web (no solo los de redes sociales) hacen cierto seguimiento de sus actividades online con el fin de mostrarte anuncios personalizados. Algunos sitios sociales le permiten ajustar cómo o cuándo se hace este tipo de seguimiento, o qué publicidades se pueden mostrar.

7. Notificaciones El envío de notificaciones desde las redes sociales puede tener consecuencias muy diversas. Mientras que por un lado le permiten enterarte si ocurre algo inesperado o no deseado, por el otro, pueden ser una avalancha de información potencialmente privada enviada a través de un canal no cifrado que puede ser secuestrada con fines maliciosos…

8. Reproducción automática El contenido que se ejecuta automáticamente a veces puede ser un problema. En el peor de los casos, puede usarse como una forma de ejecutar contenido malicioso antes de que se de cuenta. Si desactiva la funcionalidad de “reproducción automática”, tendrá que hacer clic para ejecutar vídeos publicados por otros usuarios, pero también evitará llevarse varias sorpresas molestas.

Para mantener su cuenta más segura…leer la nota completa en welivesecurity

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Anuncios

Internet-Riesgos para niños

Deja un comentario

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial de Internet, una buena ocasión para pensar en los riesgos de Internet para niños, de forma que naveguen seguros.

Todos sabemos que Internet está llena de posibilidades de aprendizaje, ocio y cultura, donde los niños pueden encontrar información interesante, profundizar sobre cualquier tema o sencillamente pasar buenos ratos de entretenimiento jugando online o con las diferentes redes sociales.

Recordamos algunos de los riesgos de Internet para niños:

1. Excesiva información: muchas veces los niños cuentan más de lo que deben, porque desconocen los riesgos de la información que facilitan a través de la red. Por lo que, debemos explicarles que no deben compartir nada que no queremos que se sepa, como nombre completo, datos de contacto, fotos ni información sobre cuando estamos en casa o no.

2. Contacto con extraños: es importante que los niños sepan que las redes sociales y chats, deben ser para utilizar con personas que conocen, porque es difícil saber quién está realmente detrás de un perfil desconocido, independientemente de la foto que utilice.

3. Ciberacoso: el cyberbulling es cada vez más común, son muchos los que sufren vejaciones, insultos y menosprecios, a través de las TIC. Este tipo de acoso hace mucho daño a las personas que lo sufren e incluso existen casos con desenlaces muy tristes.

4. Grooming: este tipo de acoso consiste en el acecho de un adulto a uno o varios menores a través de Internet o teléfono con intención de conseguir un encuentro sexual.

5. Hacking: sustracción de contraseñas de acceso a email o redes sociales.

6. Sexting: envío de fotografías o vídeos de contenido sexual a través de Internet, especialmente telefonía móvil, sin pensar en las consecuencias posteriores.

Otros riesgos son los virus y tecnoadicción, pero no sólo afectan a los menores, también a los adultos.

Recomendaciones sobre el tiempo de pantalla en niños

 

Es fundamental que los padres eduquen a sus hijos en el uso de las nuevas tecnologías. Esta educación debe realizarse en una doble vía, conductual, cómo hay que comportarse al usar las tecnología, y tecnológica, sentarnos con ellos desde que son pequeños, enseñarles a encender la computadora, lo que es un navegador, dónde está la publicidad, a no descargar archivos sin consultarnos, a crear contraseñas seguras y a navegar por sitios seguros y adecuados para su edad, para no exponerlos a contenidos inapropiados.

Otra recomendación es hacer nosotros los registros de e-mail o cuentas de Internet con ellos y ayudarlos a usar una contraseña de alta seguridad y además conocida por nosotros, para poder monitorizar el uso correcto de Internet por parte de los hijos.

También se recomienda el uso de controles parentales, para aumentar la seguridad de los equipos y establecer horarios con los hijos.

Controles Parentales gratuitos:
1) EscudoWeb Family: diseñado para padres inexpertos y sin nociones informáticas. Es fácil y rápido de instalar.
2) K9 Web Protection: este control parental gratuito dispone de versiones para Windows, Mac, iPhone, iPad, iPod y Android.
3) Parental Control Bar: es una barra de control parental gratuito que se instala en tres simples pasos.

Otra recomendación para proteger a los niños sin controles parentales, aunque en menor medida a través de los filtros de los principales motores de búsqueda en Internet. Activar el filtro Safe Search de Google que permite cambiar la configuración del navegador para  evitar que aparezca contenido para adultos en los resultados de búsqueda. La opción filtro estricto excluye imágenes y vídeos sexualmente explícitos de las páginas de resultados de búsqueda de Google.

La clave para que los niños naveguen seguros está en la concientización, prevención y el diálogo con los hijos, para que sepan que navegan acompañados y pueden recurrir a los padres o adultos responsables en caso de duda o problema.

Fuente: papás e hijos

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

El dinosaurio azul de Facebook

Deja un comentario

Un simpático dinosaurio azul de Facebook ha hecho acto de presencia en los nuevos perfiles de la red social.  Esta simpática mascota ayuda a mejorar los ajustes de privacidad y compartir solamente lo que uno quiera.

En la opción “Accesos directos de privacidad”, ilustrado como un candado en la parte superior derecha, aparece la mascota.

Con el título “Comprobación de la privacidad” Facebook ha incluido una breve y útil guía para revisar si uno está compartiendo realmente lo que quiere con personas de confianza.

En el apartado “Tus publicaciones” uno puede revisar quién puede ver sus publicaciones.

“Las aplicaciones” forman parte de Facebook desde hace muchos años y no son pocos los usuarios que hacen uso de las mismas. Desde aplicaciones lúdicas con juegos sociales de todo tipo a otras pensadas para los más viajeros, existe todo un ecosistema que puede mejorar la experiencia en esta red social. No obstante, hay que andar con mucho cuidado con las aplicaciones que uno instala, algunas pueden solicitar permisos excesivos que invadan nuestra privacidad e incluso utilicen nuestro perfil para hacer publicidad invasiva a todos nuestros contactos. Desde este apartado se puede revisar las aplicaciones que tenemos instaladas y, en el caso de que no reconozcamos alguna o no se utilice más, desinstalarla.

Facebook, también, solicita muchos más datos como dirección o número de teléfono. Estos datos son demasiado confidenciales como para que los andemos compartiendo con todo el mundo. Uno debería configurar quién puede acceder a los mismos, siendo recomendable que solo los contactos con más confianza puedan acceder a ellos.

Una vez revisado y hecho los cambios pertinentes en las opciones de privacidad se avisará que ya se ha terminado el proceso.

Evidentemente Facebook avanza en lo que refiere a privacidad y si desea indagar más a fondo, hay otros 5 pasos para mejorar la seguridad y privacidad de los perfiles.

 Cuidemos nuestra privacidad

 Fuente: welivesecurity.com
Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

 

La geolocalización y la privacidad

Deja un comentario

Geolocalización. Ante la preocupación por la privacidad de los usuarios y por la cantidad de datos que los nuevos dispositivos pueden desvelar sobre sus usuarios, un nuevo estudio asegura que lo peligroso no es lo que esos datos muestran, sino lo de que ellos se puede deducir con el suficiente tiempo de observación.

Y ¿cuánto tiempo es ese? Ni más ni menos que una semana. Según los autores de esta investigación, titulada When enough is enough: location tracking, mosaic theory, and machine learning y publicada en el New York University Journal of Law and Liberty, una semana de observación de todos los datos de geolocalización de un individuo sirve para inferir valiosas (y peligrosas) conclusiones sobre sus rutinas y comportamientos, y no solo eso, sino también para empezar a predecir sus movimientos.

La teoría del mosaico que da título al trabajo se refiere a un modelo empleado por los expertos en seguridad para extraer información sobre empresas, que se basa en la combinación de datos públicos con datos privados para extraer del mosaico resultante conclusiones sobre el comportamiento del sujeto analizado.

Es decir, que, para los responsables del trabajo, lo “peligroso” no es que las autoridades sepan si un individuo está a una hora determinada en una calle determinada, sino la posibilidad que éstas tienen, a partir de los métodos de análisis adecuados, de predecir a qué horas de los siguientes días estará ese individuo en esa calle, qué es lo que hace allí y qué piensa hacer después.  Fuente: www.ticbeat.com 

 Geolocalización, celulares y fotografías ¿afectan mi privacidad? 

Con esta animación, desde PantallasAmigas quieren destacar la relevancia que tiene la configuración del celular en lo relativo a las opciones que tienen que ver con la privacidad y, en concreto, con la geolocalización y las fotografías.
Los datos de geolocalización proporcionados por el GPS del smartphone pueden ir “adheridos” a la fotografía y, con ello, indicar el lugar exacto en el que fue tomada. 
Es preciso ser consciente de ello y tomarlo en consideración en su conjunto, es decir, teniendo en cuenta qué personas aparecen, dónde y cómo se puede llegar a compartir la fotografía y de qué tipo de comentarios reveladores se acompaña.

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Los padres y las redes sociales

Deja un comentario

Frecuentemente debatimos cómo los jóvenes se comportan en las redes sociales. Proteger los datos personales, publicar fotos indiscriminadamente, contactar con extraños, maltratar y hostigar contra sus pares son algunos de los temas más controvertidos. Pero los adultos también podemos ser imprudentes y estamos sometidos a las mismas reglas de un campo complejo y cambiante.

Todos los días nos encontramos con madres, padres y familiares que publican fotos de los chicos haciendo cosas graciosas, dando muestras de su crecimiento. Pero también se volvió cotidiana esta sensación de que mucha gente se expone demasiado, de que cuenta cosas que no debería contar, o que muestra —indiscriminadamente— a todos sus contactos algún aspecto de la personalidad de sus hijos… que a sus propios protagonistas les podría provocar vergüenza o enojo.

Estamos hablando de Oversharing: exceso de exposición

Contar a quienes nos rodean lo que estamos haciendo, pensando o con quién nos enojamos o nos congraciamos es parte de la naturaleza social de las personas. Pero contarlo en una red social digital, donde tenemos un grupo de contactos que pertenecen a nuestro mundo laboral, otro tercio a la familia, algunos vecinos —y solo un pequeño grupo íntimo al que realmente le contaríamos esas cosas—, constituye una sobreexposición pocas veces reflexionada con detenimiento.

Y este exceso de exposición se convierte en algo más riesgoso cuando se trata de menores: mucha información sobre la vida cotidiana de nuestros chicos no debe ser pública, algunas de sus fotos no deben circular por las redes sin saber con certeza quiénes acceden a ellas y los cambios de humor, sus errores y aciertos, sueños y proyectos no son propiedad de sus padres, sino que pertenecen a la intimidad de esos menores.

Lo importante, es predicar con el ejemplo: en este caso, pensando y analizando las acciones y sus posibles consecuencias antes de difundirlas públicamente. Existen varias dimensiones, pero podemos mencionar:
  • La psicológica: el respeto por la intimidad del otro es un factor fundamental: no debemos hablar sobre nuestros hijos o menores a cargo, sino que son ellos los que deben hablar sobre ellos mismos. Si bien somos responsables de ellos y por ellos hasta cumplir la mayoría de edad, los niños son sujetos de derecho y cada persona sabe qué contar y qué reservarse de su vida.
  • La tecnológica: existe la ilusión de pensar que nuestras publicaciones son efímeras y temporales, que lo que hoy publicamos mañana dejará de estar visible en una red o en un sitio… y listo, asunto olvidado. Error: cuando publicamos algo en una red social, por ejemplo, la información sale de nuestra computadora, se almacena en una base de datos en un servidor, se muestra visible durante un tiempo, luego no está visible, pero no necesariamente se borra de la base de datos. Por otra parte, cualquier persona puede hacer una captura de la pantalla o guardar la imagen, compartirla con sus amigos y esto puede multiplicarse viralmente.

Otra dimensión de la invasión a la intimidad puede verse en la figura del acosador (stalker): aquella persona que sigue de manera obsesiva a un usuario, comentando y dejando rastros —como simples «Me gusta»— en toda su actividad en línea.

El mensaje implícito que recibe el objeto de la persecución o stalkeado es «te estoy vigilando» (por parte del perseguidor). A eso se suma la posibilidad de que la persona puede escribir un mensaje pensando en un destinatario concreto y recibir comentarios de gente que no estaba invitada a la conversación.
Convivencias. Reglas, permisos, pautas. 
  • ¿Cómo podemos controlar estas diversas situaciones que pueden desencadenar complicaciones personales, familiares y laborales? Desde ya, conociendo el campo de acción tecnológico y cultural de los más jóvenes reflexionando sobre ello, estableciendo acuerdos y consensuando reglas.
  • Estas pautas no constituyen nunca un repertorio fijo, sino que es recomendable que se vayan adaptando y refuncionalizando al ritmo de los avances tecnológicos y de las prácticas culturales emergentes. Y otra cosa importante: cada familia debe conversarlo, adaptarlo, negociarlo y consensuarlo entre sí y para sí (cada familia es un universo, con sus propios requerimientos y pensamientos).

Algunos aspectos para considerar:

  • No decir por Internet lo que no diríamos en persona. Huella digital
  • Cuidar los datos personales.
  • Evitar compartir claves y contraseñas.
  • Ser conscientes de los alcances de nuestra «huella digital».
  • Pensar antes de publicar.
  • Configurar la privacidad de los perfiles en las redes sociales.

Fuente: Educar “Padres en las redes sociales: sobre permisos y convivencia”

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Fotos de los hijos en Internet. Riesgos en compartirlas.

2 comentarios

Riesgos de la sobreexposición que los padres hacen de sus menores en Internet

Muchos padres y madres, fanáticos de las redes sociales, hacen de sus bebés las verdaderas estrellas de sus cuentas de Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram…Esta actividad ya tiene su propio nombre: Oversharing

¿Qué consecuencias puede tener? 
La realidad es que no se saben las consecuencias. Pero muchos expertos ya aconsejan a los padres a que no compartan en las redes sociales fotos íntimas o relatos del día a día del pequeño.
A la hora de compartir imágenes o videos de su hijo, como norma general, ha de prevalecer la regla número uno de Internet: pensar antes de actuar. “Piensa qué vas a compartir y dónde vas a hacerlo. Piensa quiénes van a tener acceso a esa información y qué podrían hacer con ella. Piensa en cómo te sentirías tú si subiesen un archivo parecido de ti a una red social”.

Compartir fotografías y datos de un menor en las redes sociales puede influir en su reputación futura.
«Todos tenemos derecho a que no se rían de nosotros y eso, a veces en el caso de los niños no está asegurado. Los padres deben tener en cuenta que sus hijos tendrán que lidiar con las consecuencias de sus actos de un modo muy personal en el futuro. El derecho a la imagen es de sus hijos, no suyo», subraya Charo Sádaba. La profesora de la Universidad de Navarra experta en comunicación y nuevas tecnologías añade que «ya ha habido algunos casos también en que los internautas se han manifestado en contra del uso que algunos padres están haciendo de sus hijos en las redes sociales, señalando que no están teniendo en cuenta su derecho a la intimidad y la construcción de una identidad digital propia».
Protégeles.com ha detectado y denunciado páginas web repletas de fotos obtenidas en las redes sociales, transformadas en muchos casos en pornográficas mediante programas de tratamiento de imágenes.
La llamada de responsabilidad de los expertos no se dirige solo a los padres. «Estamos recibiendo muchas llamadas de gente que no sabe qué hacer para que otro familiar quite fotos en las que aparecen sus hijos. Se están dando problemas dentro de las familias, de los colegios…», comenta Cánovas (director del centro de seguridad en Internet para los menores en España, dependiente de la Comisión Europea).
Recordemos que para publicar la imagen de un menor en Internet se necesita la autorización de los padres y de ambos si están separados o divorciados.

“Los padres tienen que esforzarse en ayudar a sus hijos a construir una correcta reputación digital”, afirma la experta en redes sociales Mar Monsoriu. El problema aparece cuando los padres no son capaces de construirse una correcta reputación digital a ellos mismos…

La vida digital que heredará su hijo… y que no podrá borrar

Para saber más sobre este tema, puede leer dos artículos al respecto publicados en chaval.es y abc.es

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

WhatsApp. ¿Seguro?

Deja un comentario

WhatsApp ya no es sólo un sistema de mensajería. Se ha convertido en una verdadera red social, porque en eso lo han convertido sus millones de usuarios. Los adolescentes crean grupos, agregan a sus amigos e intercambian mensajes, enlaces, fotos, vídeos y archivos de voz. Muchos no encuentran la hora de apagar el celular por la noche, por si llega un último WhatsApp. “Whatsapear” se ha convertido en un sinónimo de hablar.

¿Qué sucede con todos esos mensajes, más privados y menos privados, que los niños se intercambian entre sí? ¿Qué sucede con las fotografías que se hacen y se envían unos a otros? ¿Alguien puede acceder a ellas?

social media tree blue

El Centro de Seguridad de PROTEGELES se contactó con la Oficina del Comisionado de Privacidad de Canadá, quien nos ha trasladado la información y conclusiones a las que han llegado tras la investigación llevada a cabo recientemente sobre WhatsApp.

Las conclusiones más importantes:

1. WhatsApp no recoge los nombres, correos electrónicos, direcciones u otro tipo de información de la lista de contactos que hay en el teléfono. No obstante, WhatsApp almacena los números de teléfono de los NO usuarios. Afirman almacenarlos “de forma cifrada”, aun después de haberlos identificado como NO usuarios de su servicio.
2. WhatsApp no recopila datos sobre la ubicación, aunque los usuarios pueden compartir voluntariamente dicha ubicación con otros usuarios a través del Servicio de WhatsApp.
3. El contenido de los mensajes que han sido entregados por el Servicio de WhatsApp no son copiados o archivados por WhatsApp. No obstante, si el destinatario no está conectado, el mensaje no entregado sí se mantiene en los servidores de WhatsApp y puede permanecer en ellos hasta 30 días. Transcurrido ese tiempo es eliminado. Los mensajes permanecen entonces sólo en los dispositivos del emisor y el receptor. No obstante, WhatsApp puede conservar la fecha y hora de los mensajes entregados, así como los números de teléfono de los móviles implicados.
4. WhatsApp afirma que: los archivos que se envían a través del servicio de WhatsApp (fotografías, videos, notas de audio…) permanecen en sus servidores después de haber sido entregados, durante lo que denominan un “corto período de tiempo”. Transcurrido este tiempo terminan siendo eliminados de acuerdo con “sus políticas de retención general”.
5. El texto del “estado”, la foto del perfil y la hora de la última conexión que aparece como “última vez”, pueden ser vistos por cualquier persona que tenga su número de teléfono móvil y sea usuario de WhatsApp. Es posible bloquear a otros usuarios con posterioridad.

“Si usted es usuario de WhatsApp, lo recomendable es que NO envíe archivos que contengan información privada, documentos, datos médicos, etc. Actué como si dicha información pudiera ser visionada por terceras personas a las que usted no conoce”.

Es muy importante EDUCAR a los niños y adolescentes que utilizan WhatsApp para que no utilicen este servicio para enviar fotografías o archivos que contengan información privada. Es necesario advertirles sobre la privacidad de sus conversaciones y de las imágenes que envían por WhatsApp Realmente, tanto adultos como menores de edad, si van a utilizar WhatsApp deberían actuar como si sus conversaciones fueran públicas. 

Fuente: kids and teens online
Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Older Entries