Aprendizaje basado en juegos

Deja un comentario

A pocos días de comenzar las clases, los docentes comienzan a pensar y planificar sus clases. Por eso pueden ser útiles los consejos de aulaPlaneta para poder aplicar el aprendizaje basado en juegos.

El aprendizaje basado en juegos implica utilizar el funcionamiento y la mecánica del juego en un contexto educativo, aprovechando así sus ventajas como elemento motivador, social e interactivo. Para ello, se pueden poner en práctica diversas estrategias y utilizar los recursos que pone a nuestra disposición Internet.

Inf_Como_Aplicar_game-based-learning_Aula_2

aulaPlaneta nos brinda siete consejos sencillos para poder descubrir cómo aplicar el aprendizaje basado en juegos en el aula para quienes se animen a probar esta metodología en sus clases.

SIETE CONSEJOS PARA GAMIFICAR TU CLASE

1. Define un objetivo claro. Establece qué conocimientos o actitudes quieres que tus alumnos adquieran o practiquen mediante el juego. Puede ser una asignatura completa, los contenidos de un trimestre o un tema concreto que se les resiste. También puedes tener como fin potenciar ciertos comportamientos, desarrollar ciertas destrezas o competencias. En cualquier caso, es importante que definas el objetivo antes de comenzar a diseñar el juego.

2. Transforma el aprendizaje de capacidades y conocimientos en juego. Debes ser capaz de plasmar el proceso de aprendizaje tradicional en una propuesta lúdica y divertida. Puedes comenzar por una opción sencilla (en muchas ocasiones, las más eficaces y motivadoras) y, por ejemplo, inspirarte en algún juego tradicional que ya conozcas para que la primera prueba sea más fluida, tanto para ti como para los estudiantes. El trivial, la oca o cualquier juego de preguntas y respuestas o de emparejar conceptos puede ser una opción perfecta para empezar. También puedes dar los primeros pasos en la gamificación utilizando juegos educativos como los que se recopilan en Vedoque, Cyberkidz o JueduLand.

3. Propón un reto específico. Una de las preguntas esenciales cuando se encara por primera vez un juego es: “¿Qué tenemos que conseguir?”. Igual que tú, como docente, debes tener claro el objetivo didáctico del juego, tus alumnos deben estar al tanto de cuál es el objetivo lúdico del juego y qué tienen que hacer para lograrlo. A veces se tiende a complicar los juegos hasta tal punto que se diluye el destino final de los mismos. Céntrate en un reto concreto y motivador, explícaselo a tus alumnos y tenedlo siempre presente antes, durante y tras el desarrollo del juego, para analizar cómo ha sido la experiencia, detectar aciertos y errores y aprender para la próxima sesión.

4. Establece unas normas del juego. Las reglas sirven para reforzar el objetivo del juego, pero también evitan que el caos se apodere del desarrollo del mismo, delimitan comportamientos, promueven una competición limpia o facilitan ciertos acontecimientos o encrucijadas que puedan interesarte. Crea unas normas concisas, revísalas una a una con tus alumnos para que estén claras y observad siempre su cumplimiento por parte de todos los participantes en el juego.

5. Crea un sistema de recompensas (badges). La recompensa es parte fundamental del juego. De hecho, hay sistemas de gamificación que se basan únicamente en establecer puntuaciones o premios que se aplican en el desarrollo tradicional de la clase y que sirven para valorar la adquisición de contenidos pero también los comportamientos, la capacidad de trabajo en equipo, la participación en en aula, los trabajos extra… Hay sistemas online como ClassCraft u OpenBadges que permiten establecer puntuaciones y premios a ciertos logros obtenidos. Puedes optar por estos o por un sistema de puntuación tradicional que debe resultar claro y estar accesible o visible en el aula para mantener la motivación.

6. Propón una competición motivante. Una sana competencia es parte indispensable del juego. No es necesario el enfrentamiento directo e individual, puedes optar por juegos cooperativos en los que los participantes tendrán que colaborar y aportar de diversas maneras para lograr la recompensa final. Pero incluso en ese caso habrá cierta competencia por participar, ayudarse unos a otros, resolver el siguiente paso, alcanzar el logro antes que el resto de compañeros o mejorar las puntuaciones propias.

7. Establece niveles de dificultad creciente. El funcionamiento de un juego se basa en el equilibro entre la dificultad de un reto y la satisfacción que se obtiene al superarlo. Por eso, conforme el alumno avanza y practica, el nivel de dificultad debe ir en aumento para adaptarse al dominio que ha ido adquiriendo. De este modo se mantendrá la tensión reto-superación y, por lo tanto, la motivación del estudiante para seguir jugando y superándose. Como en los pasos anteriores, la experiencia que vayas adquiriendo te ayudará a delimitar mejor los niveles, atendiendo al uso que hagáis del juego y los resultados obtenidos.

Fuente: aulaPlaneta

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Los chicos y el mundo de pantallas. Cómo protegerlos

Deja un comentario

Hace tiempo que se aconseja a los padres que le adviertan a sus hijos que no deben hablar en las redes sociales con personas que no conocen de la vida real porque es peligroso. Que los expertos sugieren tener la computadora en el living de la casa para que todos la utilicen desde un espacio compartido y así poder supervisar el uso que hace de la misma. Pero, es una realidad, que hoy hasta los más pequeños de la familia utilizan los smartphones para se actividad online.

A pesar de las advertencias que realizan los especialistas acerca de los peligros que corren los menores en Internet, la mitad de los adolescentes de entre 15 y 17 años se sintió incomodado o agredido por alguna foto, insulto o invitación grosera en Internet y, de este total, sólo el 30% pidió ayuda a los padres, lo compartió con amigos o se comunicó con el autor para que saque el contenido, según un informe sobre seguridad y confianza de los chicos en la Red realizado el año pasado en Argentina.

¿Qué hacer, entonces, si los chicos utilizan Internet en sus smartphones y es imposible seguir el hilo de cada conversación? ¿Hay que aprender a gestionar cada Red social que los chicos utilizan para seguir sus pasos? ¿Hay que instalar un software que envíe copia de las conversaciones y monitoree los sitios por donde navegan? Y si uno no tiene tiempo porque trabaja todo el día y tiene muchísimas obligaciones que atender, ¿qué hacer?

 

grupo-de-colegialas-que-invitan-los-telfonos-43951969

 

Roxana Morduchowicz, autora del libro Los chicos y las pantallas, aconseja: “Del mismo modo que uno les pregunta qué aprendieron en matemáticas o historia, ahora hay que agregar una pregunta más. ¿Qué hiciste hoy en Internet?

La tarea de los padres debería ser: “Estar, hablar y acompañar”

Los grupos de WhatsApp de madres del colegio también pueden ser una herramienta útil. “Si una mamá detecta que su hijo está viendo a un youtuber que habla con palabras subidas de tono, que los videojuegos son muy violentos, o cualquier otro indicio, avisa a través del mensajero instantáneo para que todas estemos atentas -ejemplifica Morel Quirno-. “Prohibir no es la solución, porque los chicos van a avanzar igual en el uso de Internet y los dispositivos tecnológicos”.

Lo fundamental es que los padres ayuden a sus hijos a que formen un criterio y utilicen el sentido común cuando usan Internet.

Fuente: Cómo proteger a los chicos en un mundo de pantallas móviles y ubicuas

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

La (in)cultura del copiar y pegar

Deja un comentario

La (in)cultura del copiar y pegar

Diferentes programas permiten establecer de un modo fidedigno si un texto es original o no. Matt Cardy/Getty

Las posibilidades de plagiar trabajos académicos se dispararon con la llegada de Internet. Siempre ha habido engaños, pero el volumen de estas trampas ha aumentado exponencialmente por culpa de la red. Así, nueve de cada diez estudiantes admite haber practicado en alguna ocasión el “copia y pega” en sus ejercicios, según se revela en una encuesta de la empresa especializada Compilatio.

Para contrarrestar este efecto han proliferado programas informáticos que detectan los plagios, tanto gratuitos como de pago. Los softwares son cada vez más sofisticados. Mediante algoritmos permiten establecer de un modo fidedigno si un texto es original o no. El funcionamiento de iniciativas como PlagiarismDetect no dista demasiado, pues, del modus operandi de los buscadores.

A partir de este punto, hay otros programas, como Plagiarisma, que proporcionan la URL de la fuente de la información y un cálculo del porcentaje de copia ilícita. Como el problema es grave y frecuente, centros educativos de todo tipo se han visto obligados a contratar licencias de softwares como Turnitin. Algunos han desarrollado sus propias herramientas con esta finalidad.

Fuente: La Vanguardia.com

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Adicción a la tecnología

Deja un comentario

Expuestos a múltiples pantallas, las personas pueden estar afectadas por la fatiga y con dificultades para dormir; aconsejan no utilizar el teléfono como despertador y evitar el uso de los dispositivos electrónicos al atardecer o antes de dormir.

¿Cómo funciona esta adicción? ¿Hay gente más proclive a ella?

En el perfil del paciente adicto se ven características básicas que se repiten: perfeccionistas, que quieren controlarlo todo y a menudo duermen apretando los dientes.
Investigadores advierten que se percibe una disminución de la memoria en ciertos pacientes, dado que por ser multitasking pierden capacidad de hacer foco en un tema específico.

Para la doctora Nerina Ramlakhan, experta en manejo de energía y técnicas para dormir del hospital de Nightingale en Londres, en estos casos las personas adquieren el patrón clásico de quien sufre de un ciclo de fatiga.
La adicción a la tecnología te convierte en un adicto a la dopamina. “Los pacientes van a la cama pero no pueden dormir, y cuando lo logran se despiertan cansados. La gente empieza a decirme que simplemente no pueden “apagar” el cerebro”, dice la doctora.

Para la doctora Ramlakhan hay que abordar la cura desde distintos ángulos, y para ello aconseja cuatro acciones básicas para combatir la adicción.

• Implementar “atardeceres electrónicos”: cuando sea hora de dormir, alejase de todos tus dispositivos tecnológicos, y por ejemplo, tomar un libro (pero no uno electrónico) para evitar la influencia de la luz azul.
• Mantener el reloj lejos durante la noche, de modo que no puedas saber la hora y el pasar del tiempo no provoque ansiedad. No utilizar el  teléfono inteligente como alarma despertadora.
• Recargase con energía sana: desayunar o al menos comer algo durante la primera media hora luego de despertarse y antes de tomar cualquier cosa con cafeína.
• Mantenese hidratado: tomar al menos dos litros de agua al día.

Como prevenir
Un estudio reciente de la London School of Economics sugiere que en las escuelas donde se les prohíbe a los niños tener celulares, los resultados académicos se han incrementado en más de 6%.
La filosofía de la escuela Steiner-Waldorf desestimula abiertamente el uso de dispositivos a los niños menores de 12 años.
La organización NICE dedicada a resguardar hábitos saludables de la población en Reino Unido, tiene unos lineamientos que limita a dos horas diarias el tiempo frente a dispositivos de adultos y niños, a fin de incrementar la actividad física.
Aunque, curiosamente, el principal problema es para la generación que recuerda cómo era la vida antes de Internet, porque se siente irresistiblemente atraída por la tecnología, señala Ramlakhan.
Ella comenta que su hija de 11 años se encuentra aburrida de Facebook, mientras que su hijo de 4 no titubea en lo más mínimo a la hora de apagar todos los dispositivos de la casa.
“Las nuevas generaciones serán más sagaces. Nosotros todavía estamos en fase de asombro con la tecnología, todavía estamos excitados”, concluye la doctora.
La batalla hay que darla un día a la vez, recuperando terreno para el sueño y actividades físicas

Fuente: Diario La Nación

Ir a la nota: Tecnología: cuándo mucho tiempo es demasiado tiempo

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Los grupos de WhatsApp de madres del colegio

Deja un comentario

Los grupos de mamás en esta red social proliferan como un medio para estar informadas sobre las tareas escolares de sus hijos y para ayudarse entre sí. Pero también generan conflictos por sus abusos.

imagen

¿Alguien puede pasarme el punto tres de Lengua?, ¿Hay que llevar algo para mañana?, ¿A qué hora es la reunión de padres? ¿Alguien tiene un pincel de más para Plástica? Los grupos de WhatsApp de madres del colegio proliferan y se reproducen.

Gracias a ellos ha cambiado rotundamente la vida de las madres que trabajan y que tienen muchas responsabilidades.

Pero sin embargo tienen su contracara: es tanta la demanda que generan que en ocasiones pueden transformarse en un trabajito extra. Por eso, nunca faltan las mamás que, sin desatenderlos, optan por silenciarlos para poder continuar con la rutina.

La forma en que los diferentes actores del ámbito escolar se relacionan ha sufrido grandes transformaciones los últimos años: entre docentes y alumnos, entre pares, entre la escuela y los padres, y finalmente entre estos últimos. En varios de ellos la tecnología tuvo mucho que ver y por eso los grupos de madres que se forman en WhatsApp son quizás los más “revolucionarios” en cuanto repercuten en diversos aspectos.

Así como estos grupos de chat virtuales permiten que el ciclo lectivo se transite un poco más acompañado, por otra parte también son una fuente de conflictos de diversa índole. Puede ocurrir que haya mensajes que molesten a otra mamá miembro del grupo, pero ¡ay con la que decide salirse! Será víctima de comentarios y conjeturas no siempre simpáticos.

Quizás uno de los códigos de buena conducta es no hablar mal del resto. Los docentes y directivos  -ausentes de tal ir y venir de decires- también pueden ser víctimas de esta práctica y esto generar confrontación con la institución.

El psicopedagogo Alejandro Castro Santander ha estudiado el tema y por eso puede asegurar que echar mano a recursos informáticos con estos fines es un fenómeno que pisa muy fuerte en Argentina, igual que en Chile y México.

Señaló que en el origen estuvo la necesidad de los padres de mantenerse informados sobre las actividades de los niños en caso, por ejemplo, de que el alumno faltase al colegio. La tecnología ofreció una celeridad inusitada para pasar información y la comodidad de acceder a una tarea a través de una foto.

Pero por otra parte, manifestó que así como hay padres que se reúnen para confraternizar, “también te encontrás con algunos que hablan mal de colegio, directivos, docentes y otros padres. Esto está pasando y es un dolor de cabeza porque influye para generar un mal clima en la institución y a veces no se sabe a qué se debe”.

Fuente: losandes.com.ar

Si bien cuando se crea el grupo solo es con el fin de ayudarse a acompañarse, cuantas veces por hablar mal del otro, escribir de más… confunde el espacio tan útil, que la tecnología les brinda, y lo convierten en algo peligroso para ellas, para los docentes, la escuela y sobre todo para sus hijos.

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

¿Todos los nativos digitales son multitarea?

1 comentario

Los adolescentes pueden llevar a cabo varias tareas al mismo tiempo mucho mejor que los adultos. Resolver algún ejercicio de matemáticas mientras se habla con un amigo por WhatsApp y con música de fondo forma parte de las actividades que pueden desarrollar gracias al auge de las nuevas tecnologías. La multitarea es una característica que se atribuye a los nativos digitales

Dos alumnas de de 17 y 18 años  de la Escuela Episcopal de Oregon (Portland, EE.UU.), decidieron, para un proyecto de clase, averiguar si era cierta la hipótesis de que los jóvenes se las arreglaban mucho mejor centrados en dos o más quehaceres. Tomaron a un grupo de más de 400 estudiantes y les pidieron que rellenaran un cuestionario sobre las actividades que realizaban a la vez durante el día. Después, dividieron el grupo y situaron a los entrevistados en dos salas, una tranquila y otra con varias distracciones y más tareas por hacer.

Como resultado, las chicas descubrieron que los estudiantes de la segunda habitación habían realizado igual de bien las actividades que aquellos situados en la primera. Así, concluyeron que los estudiantes que estaban acostumbrados a hacer varias cosas a la vez eran capaces de resolver correctamente las tareas que desarrollaban al mismo tiempo.

Que los nativos digitales sean también jóvenes que poseen la habilidad de hacer dos o más cosas a la vez es una de las características que ya predijeron los padres de la generación ‘net’, los escritores Marc Prensky y Don Tapscott.

Sin embargo, no todos los jóvenes de esta generación cuentan con dicha capacidad, o al menos no en la misma medida. “Como dicen las dos adolescentes que presentan el trabajo, efectivamente, los niños que hacen multitarea resuelven antes y mejor, pero esto tiene dos aspectos a tener en cuenta: uno, no son todos; y dos, tiene que ver mucho también con las tareas”, explica César Coll, profesor del departamento de psicología de la educación de la Universidad de Barcelona.

Depende de la tarea a realizar que se pueda combinar o no con otra “Si los jóvenes tienen que ir revisando, simplemente, determinados ejercicios de matemáticas que requieran la aplicación de un algoritmo, esto sí que puede ser compatible con una acción multitarea”.

Aunque, depende también de las propias tareas. De acuerdo con Coll, esa capacidad tiene que entrenarse. “El tema de la multitarea, como cualquier aproximación al aprendizaje, requiere una educación para compensar los aspectos negativos que pudiera tener”. Porque uno de los riesgos que corren los jóvenes de hoy en día es, precisamente, llevar a cabo múltiples tareas sin profundizar en ninguna.

Aunque, depende también de las propias tareas

Fuente: eldiario.es

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Aplicaciones para las tareas escolares

Deja un comentario

Aplicaciones para ayudar a los chicos con las tareas escolares

Actualmente existen programas que permiten llevar en los dispositivos móviles diccionarios, juegos para aprender e, incluso, técnicas para mejorar la forma de estudio.

Back to school with technologyLa tecnología puede ser una ayuda para que los chicos resuelvan sus deberes (además de una herramienta que complementa a las tradicionales a la hora del aprendizaje ). Varias aplicaciones colaboran para que los chicos puedan aprender jugando.

Hay aplicaciones que permiten hacer un seguimiento de las tareas y el cronograma de estudio. Entre ellas se encuentra HomeWork (gratis para Android , pago para BlackBerry 10 ), que sirve tanto a estudiantes como a padres y docentes. Permite agendar días de examen, tareas del día y actividades de la semana.

¿Tiene sentido continuar cargando enormes diccionarios en la mochila? En las principales tiendas de plataformas móviles existen muchas versiones del diccionario de la Real Academia Española (RAE) como así también de diccionarios para estudiar otros idiomas. Lo interesante es que muchos de ellos permiten utilizarlos, aún sin conexión a Internet.

Es posible hacer consultas directamente en la Web o usar una aplicación como Diccionario Español RAE (gratis para Android ), que permite consultar cualquier palabra e, incluso, la conjugación de los verbos. Asimismo, las búsquedas se guardan en el historial de consulta rápida y puede seleccionarse el resultado para compartirse con los contactos del usuario. Además permite la búsqueda mediante voz. También hay alternativas en iOS , en Windows Phone o en BlackBerry 10 , todas gratis. Otra opción es el Diccionario Larousse (pago en Android ).

Tampoco tiene sentido llevar y traer atlas o enciclopedias. Ahora existen varias aplicaciones que permiten guardar en los dispositivos miles de datos y mapas para poder hacer consultas mientras se estudia geografía, anatomía o historia. Entre ellos está, claro, la Wikipedia, tanto para su consulta estándar como para las aplicaciones en Android , iOS , Windows Phone o BlackBerry 10(todas gratis).

También está Primaria-Atlas de Geografía (gratis para Android ). Se trata de una herramienta interactiva multimedia que permite, por ejemplo, comprender cómo se formó el universo y el sistema solar a través de animaciones que harán más entretenida y didáctica la tarea. Para usuarios de iOS está, entre otros, Está disponible sin costo para usuarios de equipos Android, mientras que quienes cuentan con terminales iOS pueden descargarse, por ejemplo, Atlas del mundo para niños (gratis ).

Y para conocer otras aplicaciones que puedan ayudar a chicos y padres para realizar ejercicios de Matemática y practicar idiomas, siga leyendo el artículo completo publicado en La Nación Aplicaciones para ayudar a los chicos con las tareas escolares

Existen muchas otras herramientas tecnológicas que prometen colaborar en el estudio de cada materia. Lo importante es buscar la más adecuada a las necesidades del usuario, según sus intereses y el nivel educativo en el que se encuentre. No olviden prestar atención al instalar una aplicación en los permisos que requiere. Tomando estos recaudos los equipos tecnológicos pueden transformarse en una importante herramienta educativa, que ayude a los chicos a resolver las tareas que les encomiendan en la escuela.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Older Entries