WhatsApp ya no es sólo un sistema de mensajería. Se ha convertido en una verdadera red social, porque en eso lo han convertido sus millones de usuarios. Los adolescentes crean grupos, agregan a sus amigos e intercambian mensajes, enlaces, fotos, vídeos y archivos de voz. Muchos no encuentran la hora de apagar el celular por la noche, por si llega un último WhatsApp. “Whatsapear” se ha convertido en un sinónimo de hablar.

¿Qué sucede con todos esos mensajes, más privados y menos privados, que los niños se intercambian entre sí? ¿Qué sucede con las fotografías que se hacen y se envían unos a otros? ¿Alguien puede acceder a ellas?

social media tree blue

El Centro de Seguridad de PROTEGELES se contactó con la Oficina del Comisionado de Privacidad de Canadá, quien nos ha trasladado la información y conclusiones a las que han llegado tras la investigación llevada a cabo recientemente sobre WhatsApp.

Las conclusiones más importantes:

1. WhatsApp no recoge los nombres, correos electrónicos, direcciones u otro tipo de información de la lista de contactos que hay en el teléfono. No obstante, WhatsApp almacena los números de teléfono de los NO usuarios. Afirman almacenarlos “de forma cifrada”, aun después de haberlos identificado como NO usuarios de su servicio.
2. WhatsApp no recopila datos sobre la ubicación, aunque los usuarios pueden compartir voluntariamente dicha ubicación con otros usuarios a través del Servicio de WhatsApp.
3. El contenido de los mensajes que han sido entregados por el Servicio de WhatsApp no son copiados o archivados por WhatsApp. No obstante, si el destinatario no está conectado, el mensaje no entregado sí se mantiene en los servidores de WhatsApp y puede permanecer en ellos hasta 30 días. Transcurrido ese tiempo es eliminado. Los mensajes permanecen entonces sólo en los dispositivos del emisor y el receptor. No obstante, WhatsApp puede conservar la fecha y hora de los mensajes entregados, así como los números de teléfono de los móviles implicados.
4. WhatsApp afirma que: los archivos que se envían a través del servicio de WhatsApp (fotografías, videos, notas de audio…) permanecen en sus servidores después de haber sido entregados, durante lo que denominan un “corto período de tiempo”. Transcurrido este tiempo terminan siendo eliminados de acuerdo con “sus políticas de retención general”.
5. El texto del “estado”, la foto del perfil y la hora de la última conexión que aparece como “última vez”, pueden ser vistos por cualquier persona que tenga su número de teléfono móvil y sea usuario de WhatsApp. Es posible bloquear a otros usuarios con posterioridad.

“Si usted es usuario de WhatsApp, lo recomendable es que NO envíe archivos que contengan información privada, documentos, datos médicos, etc. Actué como si dicha información pudiera ser visionada por terceras personas a las que usted no conoce”.

Es muy importante EDUCAR a los niños y adolescentes que utilizan WhatsApp para que no utilicen este servicio para enviar fotografías o archivos que contengan información privada. Es necesario advertirles sobre la privacidad de sus conversaciones y de las imágenes que envían por WhatsApp Realmente, tanto adultos como menores de edad, si van a utilizar WhatsApp deberían actuar como si sus conversaciones fueran públicas. 

Fuente: kids and teens online
Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter