Hace tiempo que se aconseja a los padres que le adviertan a sus hijos que no deben hablar en las redes sociales con personas que no conocen de la vida real porque es peligroso. Que los expertos sugieren tener la computadora en el living de la casa para que todos la utilicen desde un espacio compartido y así poder supervisar el uso que hace de la misma. Pero, es una realidad, que hoy hasta los más pequeños de la familia utilizan los smartphones para se actividad online.

A pesar de las advertencias que realizan los especialistas acerca de los peligros que corren los menores en Internet, la mitad de los adolescentes de entre 15 y 17 años se sintió incomodado o agredido por alguna foto, insulto o invitación grosera en Internet y, de este total, sólo el 30% pidió ayuda a los padres, lo compartió con amigos o se comunicó con el autor para que saque el contenido, según un informe sobre seguridad y confianza de los chicos en la Red realizado el año pasado en Argentina.

¿Qué hacer, entonces, si los chicos utilizan Internet en sus smartphones y es imposible seguir el hilo de cada conversación? ¿Hay que aprender a gestionar cada Red social que los chicos utilizan para seguir sus pasos? ¿Hay que instalar un software que envíe copia de las conversaciones y monitoree los sitios por donde navegan? Y si uno no tiene tiempo porque trabaja todo el día y tiene muchísimas obligaciones que atender, ¿qué hacer?

 

grupo-de-colegialas-que-invitan-los-telfonos-43951969

 

Roxana Morduchowicz, autora del libro Los chicos y las pantallas, aconseja: “Del mismo modo que uno les pregunta qué aprendieron en matemáticas o historia, ahora hay que agregar una pregunta más. ¿Qué hiciste hoy en Internet?

La tarea de los padres debería ser: “Estar, hablar y acompañar”

Los grupos de WhatsApp de madres del colegio también pueden ser una herramienta útil. “Si una mamá detecta que su hijo está viendo a un youtuber que habla con palabras subidas de tono, que los videojuegos son muy violentos, o cualquier otro indicio, avisa a través del mensajero instantáneo para que todas estemos atentas -ejemplifica Morel Quirno-. “Prohibir no es la solución, porque los chicos van a avanzar igual en el uso de Internet y los dispositivos tecnológicos”.

Lo fundamental es que los padres ayuden a sus hijos a que formen un criterio y utilicen el sentido común cuando usan Internet.

Fuente: Cómo proteger a los chicos en un mundo de pantallas móviles y ubicuas

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter