Un estudio de la Unesco publicado por estos días afirma que no alcanza con integrar tecnología en el aula; también es necesario un trabajo activo por parte de los padres, los maestros y los alumnos.

El informe analiza la relación entre el acceso a las tecnologías digitales y la educación en América Latina.

“Para que las TIC tengan un efecto positivo en la educación se requiere contar con políticas públicas que sean contextualizadas e integrales, de manera que se logre un mejor desempeño de los estudiantes”, advierte la Unesco en base a los resultados del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Terce), hecho en 15 países de América latina durante 2013, pero cuyos resultados se conocieron en diciembre último.

El informe también considera que no es suficiente garantizar el acceso a las computadoras y a Internet “fuera del contexto escolar”, sino que además es necesario implementar políticas públicas para capacitar a las familias y los docentes en el uso de tecnologías digitales.

Otra de las recomendaciones del informe a los Estados de América Latina y el Caribe es “reconocer y relevar buenas prácticas educativas con uso de tecnología y favorecer el acceso a recursos educativos de calidad para todas las escuelas”.

“Los planes gubernamentales para que los chicos accedan a una computadora son un primer paso fundamental y una condición necesaria, porque equipara a chicos que de otra manera no tendrían acceso” a las tecnologías digitales, dijo hoy a Télam la consultora de Unesco en Medios, Tecnología y Educación, Roxana Morduchowicz.

La especialista advirtió que “es fundamental tener en cuenta qué usos, prácticas y competencias desarrollan (los estudiantes) cuando usan la computadora”, y que estas competencias deben ser “analizar y procesar el gran caudal de información que existe”, así como “reconocer fuentes confiables y chequear la veracidad de los datos”.

Según los últimos estudios, “seis de cada 10 estudiantes usan Internet para hacer la tarea, ya que cada vez más hogares tienen una computadora”, afirmó la experta, quien también advirtió que “en la mayoría de los casos, lo que hacen es copiar y pegar, o usar la información sin chequearla, lo que no garantiza un aprendizaje”.

Morduchowicz afirmó que es necesaria la “decisión” por parte de los Estados de implementar “políticas públicas que promuevan la formación de docentes para que estén en condiciones de hacer un análisis reflexivo de la información que circula en Internet” y transmitir esta competencia a los alumnos.

El primer paso es garantizar el acceso a las tecnologías digitales, y el segundo “está relacionado con sus usos y prácticas“, señaló la consultora de la Unesco.

Ingrese AQUÍ para leer la nota en La Nación

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter