Un estudio de Microsoft mostró que 6 de cada 10 alumnos de entre 11 y 17 años usan Internet para estudiar; casi todos están en Facebook. Si bien con esto se demuestra que la principal función de Internet para los chicos es la comunicación generacional, lo educativo también va ganando espacio: hoy, el 60% usa la Web para hacer los deberes o para buscar información sobre diversos temas.

El relevamiento de Microsoft fue hecho sobre la base de 1200 entrevistas a chicos de entre 11 y 17 años. Roxana Morduchowicz, especialista en culturas juveniles, es la coordinadora de la encuesta. Para ella el mayor uso de Internet por parte de los adolescentes en temas educativos tiene una relación directa con el crecimiento de la conectividad en los hogares argentinos.

En cuanto a los principales consumos culturales digitales de los adolescentes, además de las redes sociales, el 70% de los encuestados dijo entrar a YouTube y un 50% dijo usar Internet para escuchar música.

“El 70% de los chicos entra a YouTube, pero sobre todo para ver videos, no para subir contenidos. Los adolescentes consumen hoy más videos en YouTube, pero los contenidos que producen suelen ser para su perfil en las redes sociales entre sus contactos”, dice Morduchowicz. Esta mezcla de consumidores y productores de contenidos en redes sociales les valió a los adolescentes una nueva denominación: “prosumidores”.

A la hora de hablar de los consumos culturales digitales, Morduchowicz hace una diferencia según la edad: así como el consumo de música marca el paso de la infancia a la adolescencia, son los juegos en Internet el consumo que más caracteriza a aquellos chicos de entre 6 y 12 años. Ésa es la explicación que le da la especialista al hecho de que sólo cuatro de cada diez chicos encuestados respondieran que usan Internet para jugar.

Las redes sociales, en cambio, cruzan a las distintas generaciones de chicos por igual: todos se inclinan por Facebook.

El afán por no quedarse fuera de una red social y el consecuente empeño en cultivar el perfil se mueve por un valor prioritario para los adolescentes: la popularidad. Así lo manifiesta el informe. Los chicos cuentan más de sí para ser más populares y no creen que subir esa información personal conlleve riesgos para su seguridad. En definitiva, la intimidad cede ante el deseo de ser popular.

8 de cada 10 chicos argentinos tienen un perfil público en las redes; 7 de cada 10 dan su nombre y apellido reales; 6 de cada 10 suben fotos y videos personales; 5 de cada 10 incluyen su escuela y domicilio, y 4 de cada 10 se encuentran personalmente con gente que conocieron en Internet.

Según la encuesta, en Internet los chicos suelen navegar solos desde que son muy pequeños. El informe de Microsoft habla de que un 80% de los chicos transitan la Web solos y únicamente un 20% lo hacen acompañados. No es cuestión de saber todo lo que hacen o dicen, pero sí por dónde andan y, sobre todo, con quiénes se contactan.

El 80% de los jóvenes respondió que navega solo en Internet o sin la compañía de los padres y sólo un 20% reconoció hacerlo con alguien a su lado. La recomendación es que los padres estén al tanto de con quién se contactan y con quién hablan, pero no necesariamente conocer los diálogos.

Para navegar seguros es importante que los chicos no suban a las redes sociales informaciones tales como nombre y apellido, la edad y fecha de nacimiento, fotos y videos personales, a qué escuela asisten, el domicilio, fotos de la casa, información sobre las vacaciones y horarios de actividades.

Fuente: La Nación

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter