Internet de las cosas, también conocida por la sigla IoT, del inglés Internet of Things, hoy es mucho más que una revolución tecnológica. Fruto de la evolución continua de la computación y de la comunicación, se tornó una revolución social, con impacto directo en la vida de las personas, los negocios y el comercio.

Esto es porque la tecnología vuelve nuestras aspiraciones humanas más probables, ayudando a realizar tareas de forma más fácil.

Se presencia cada día más el surgimiento de estas nuevas tecnologías haciendo conexión entre personas y objetos, como los wearable devices (dispositivos digitales para vestir). Ya es posible también, medir la presión arterial, controlar niveles de glucosa, analizar la temperatura corporal, automatizar residencias, controlar temperatura y luz de un ambiente, entregar encomiendas, monitorear lugares, gerenciar flotas, hacer que un auto estacione solo, controlar producción, entre otras actividades.

“Ya estamos en la era en que objetos inteligentes nos ayudan a realizar tareas cotidianas, sea en casa o en el trabajo. Y todo este movimiento camina hacia el futuro, sin ser posible volver a lo que éramos antes – seres desconectados y repartidos entre vida personal y profesional”, según Weber Canova, vicepresidente de Tecnología de la multinacional informática brasileña Totvs.

La “casa del futuro”, basada en la “Internet de las cosas”, para poder satisfacer las demandas de las personas y adaptarse a sus necesidades y estilos de vida únicos.

 El video explica este concepto que combina las tecnologías actualmente existentes con las del futuro, y que ilustra cuán cercana es.

Boo-Keun Yoon, dijo que “el hogar del futuro” se adaptará a las necesidades de la gente a través de tres atributos clave, convirtiéndose en un hogar que atiende a los individuos:

  • “Show me” (muéstrame): hará visibles y útiles los datos complejos para que las personas puedan tomar mejores decisiones.
  • “Know me” (conóceme): aprenderá las necesidades de las personas y reconocerá patrones de estilo de vida.
  • “Tell me” (cuéntame): se ajustará proactivamente a las necesidades y brindará sugerencias sin ser consultada.

No habrá una casa del futuro, sino de mil millones de casas que se adapten a las pasiones y necesidades de las personas singulares.

Fuente: iprofesional.com

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter