Conmemoración internacional por la lucha, la dignidad y los derechos de los trabajadores.

Es sabido que el 1º de mayo se celebra el Día Internacional del Trabajo. Sin embargo no todos sabemos por qué la celebración es ese día y no otro, por qué se festeja en casi todos los países del mundo y qué es en concreto aquello que se festeja.

Esta conmemoración y el homenaje al trabajador encuentra origen en un episodio de la historia laboral de los Estados Unidos. El 1 de mayo de 1886, el líder de la organización sindical “Caballeros del Trabajo de Chicago” que encabezada una histórica manifestación de 80 mil trabajadores solicitó al Estado la reducción del horario laboral a ocho horas diarias. Y, en los días subsiguientes se sumaron a esta demanda cientos de miles trabajadores en todo el territorio estadounidense e iniciaron una huelga nacional que afectó seriamente a la producción nacional, e incluso fue tildada de revolución.

Años más tarde en París, en 1889 y en el marco del 1er Congreso de la Segunda Internacional Socialista, se decidió que el 1º de mayo conmemoraría la solidaridad laboral. Desde entonces la mayoría de los países del mundo celebran este día como el Día Internacional del Trabajo.

La batalla por los derechos de las personas que trabajan no concluyó allí y, de hecho, no ha concluido aún. Todavía hay muchas materias pendientes y otras nuevas a atender sobre las cuales vale la pena informarse, reflexionar, tomar postura y, también, muchas veces actuar. La Web nos permite informarnos, investigar y aprender. También contrastar opiniones de unos con las de otros. Por eso, se recomienda a la familia conversar sobre estas cuestiones y hacer un recorrido por la Red.

Para aprender y reflexionar en familia sobre este día:

-Los lemas del 1º de mayo 

Página Web de la Unión General de Trabajadores de España, que vincula las demandas cronológicamente.

-Derechos laborales

Monográfico de Intermon Oxfam, con actividades y guías didácticas por edades.

-Efemérides del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación Argentina.

El cambio radical entre el trabajo de hoy con el de años atrás está vinculado a las condiciones de trabajo, es decir con: cómo se trabaja, por cuanto tiempo, a cambio de qué, cuándo se trabaja, etc. La lucha por humanizar las condiciones de trabajo, por entender que quien trabaja es además una persona, que tiene una vida, otras responsabilidades además del trabajo, que tiene ideas e intereses propios, derecho al descanso, al retiro por cuestiones de salud o adultez, etc., no fue para nada sencilla. Llevó muchos años, implicó numerosas protestas, costó intensas peleas entre patrones y empleados, Estados y pueblos, e incluso vidas.

Que la jornada de trabajo tenga una duración limitada en horas, que existan días de descanso, que quienes hagan el mismo trabajo y cuenten con las mismas habilidades y/o conocimiento cobren los mismos salarios, que no se trabaje en ambientes insanos, que no trabajen los chicos, la legitimidad de reclamar, el derecho a huelga, son todas condiciones laborales que hoy nos parecen racionales y obvias; pero no siempre lo fueron. Son el producto de luchas y reivindicaciones sociales que supieron dar nuestros bisabuelos y tatarabuelos. Y, precisamente, en conmemoración a esos loables esfuerzos y a la necesidad de seguir construyendo mejores condiciones laborales, todos los años y en todos los países, se celebra el Día Internacional del Trabajo.


Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter