Riesgos de la sobreexposición que los padres hacen de sus menores en Internet

Muchos padres y madres, fanáticos de las redes sociales, hacen de sus bebés las verdaderas estrellas de sus cuentas de Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram…Esta actividad ya tiene su propio nombre: Oversharing

¿Qué consecuencias puede tener? 
La realidad es que no se saben las consecuencias. Pero muchos expertos ya aconsejan a los padres a que no compartan en las redes sociales fotos íntimas o relatos del día a día del pequeño.
A la hora de compartir imágenes o videos de su hijo, como norma general, ha de prevalecer la regla número uno de Internet: pensar antes de actuar. “Piensa qué vas a compartir y dónde vas a hacerlo. Piensa quiénes van a tener acceso a esa información y qué podrían hacer con ella. Piensa en cómo te sentirías tú si subiesen un archivo parecido de ti a una red social”.

Compartir fotografías y datos de un menor en las redes sociales puede influir en su reputación futura.
«Todos tenemos derecho a que no se rían de nosotros y eso, a veces en el caso de los niños no está asegurado. Los padres deben tener en cuenta que sus hijos tendrán que lidiar con las consecuencias de sus actos de un modo muy personal en el futuro. El derecho a la imagen es de sus hijos, no suyo», subraya Charo Sádaba. La profesora de la Universidad de Navarra experta en comunicación y nuevas tecnologías añade que «ya ha habido algunos casos también en que los internautas se han manifestado en contra del uso que algunos padres están haciendo de sus hijos en las redes sociales, señalando que no están teniendo en cuenta su derecho a la intimidad y la construcción de una identidad digital propia».
Protégeles.com ha detectado y denunciado páginas web repletas de fotos obtenidas en las redes sociales, transformadas en muchos casos en pornográficas mediante programas de tratamiento de imágenes.
La llamada de responsabilidad de los expertos no se dirige solo a los padres. «Estamos recibiendo muchas llamadas de gente que no sabe qué hacer para que otro familiar quite fotos en las que aparecen sus hijos. Se están dando problemas dentro de las familias, de los colegios…», comenta Cánovas (director del centro de seguridad en Internet para los menores en España, dependiente de la Comisión Europea).
Recordemos que para publicar la imagen de un menor en Internet se necesita la autorización de los padres y de ambos si están separados o divorciados.

“Los padres tienen que esforzarse en ayudar a sus hijos a construir una correcta reputación digital”, afirma la experta en redes sociales Mar Monsoriu. El problema aparece cuando los padres no son capaces de construirse una correcta reputación digital a ellos mismos…

La vida digital que heredará su hijo… y que no podrá borrar

Para saber más sobre este tema, puede leer dos artículos al respecto publicados en chaval.es y abc.es

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter