Muchos padres están preocupados porque creen que sus hijos hacen un uso excesivo de las redes sociales.

Algunos de los síntomas de una posible adicción a las redes sociales

  1. ¿Está siempre pendiente de sus redes sociales?
  2. ¿Últimamente sus conversaciones giran en torno a todo lo que sucede en ellas?
  3. ¿Se pasa gran parte de su tiempo libre comentando cualquier cosa en sus perfiles?
  4. ¿Descarga aplicaciones y juegos disponibles en las redes sociales?
  5. ¿Se niega a agregarte a su lista de contactos?
  6. ¿Teme que le quites el teléfono o el acceso a Internet?

Algunas recomendaciones y pautas a seguir ante este tipo de situaciones.

Acordar normas de uso de la computadora y el celular:

  • Zonas de uso del celular: hay que promover el uso en zonas comunes frente a lugares más aislados, como dormitorios.
  • Delimitar los tiempos de uso.
  • Servicios y usos del dispositivo (cámara, acceso a Internet, aplicaciones de redes sociales, juegos, radio, música…)
  • Limitar el gasto para el uso del dispositivo analizando las posibilidades que ofrecen los diferentes operadores: tarifas de datos, créditos virtuales, restricción por volumen de datos, etc.

Utilizar herramienta de control parental que permita conocer el uso que el menor hace de Internet 

Explícale la importancia de preservar su privacidad en Internet, en especial, en las redes sociales.

Motivarlo a realizar otro tipo de actividades en su tiempo libre: deportes, lectura, cine, salir con los amigos, etc..

Si no se logra corregir su comportamiento tras poner en práctica las recomendaciones anteriormente, se recomienda consultar a algún especialista para que pueda brindar pautas a seguir más personalizadas.

hijo está enganchado a las redes sociales

Fuente: OSI Menores OSI

El uso de las nuevas tecnologías puede ser muy positivo para los jóvenes, ya que les abre un amplio abanico de experiencias y posibilidades. Pero si no se hace de forma razonada y responsable podría derivar en:

-Deseo de estar constantemente haciendo lo mismo.
-Necesidad de ir aumentando cada vez más el tiempo de dedicación a esa actividad: «necesidad de dosis cada vez mayores».
-Pérdida del sentido del tiempo.
-Satisfacción y euforia mientras se lleva a cabo la conducta.
-Deterioro de las relaciones sociales: con la familia y los amigos. Aislamiento.
-Deterioro del rendimiento escolar.
-Utilización de esa actividad como vía de escape de la realidad: niegan que tengan esa adicción y se empeñan en mantenerla.
-Agresividad si no puede satisfacer la necesidad producida por su adicción.

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter