¿Hasta dónde controlar lo que un hijo hace en las redes sociales?

Un buen uso de las redes es positivo para que el adolescente adquiera habilidades sociales, desarrolle aficiones y consolide su grupo de amigos. Pero…

¿Se deben imponer algún tipo de vigilancia sobre sus relaciones sociales en el mundo virtual o deben darles total autonomía?

-El prohibir y el espiar no será de ayuda para el hijo. Recordemos que para el adolescente es vital sentirse con la confianza de los padres a la hora de ir estableciendo su propio entorno.

-No estar pendientes de su vida virtual, tampoco es adecuado. No saber quiénes son los amigos de los hijos, qué hacen, qué les preocupa, distancia a los padres de ellos.

Las redes sociales no pueden ser como la isla de la novela de Golding El señor de las moscas, una sociedad sin adultos, con adolescentes imponiendo sus propias normas sobre otros. En las redes sociales donde sólo entran menores, la gramática no existe, las relaciones son muy superficiales y las interacciones en muchos casos son inadecuadas. Sin poner límites, sin ser referencia para ellos, tampoco los ayudamos a crecer.

Adolescente y pc

– ¿Qué ver y qué no de su muro? La privacidad depende de la edad del adolescente. Así como entendemos que con un joven de dieciocho años no debemos estar presentes en sus conversaciones en el entorno real, no podemos pedirles que nos lean sus muros o sus mensajes en la red, pero sí preguntar quiénes son sus contactos o su actividad más general. En cambio, si tiene catorce, al igual que entramos de vez en cuando en el cuarto a ver qué hace, también podemos entrar con ellos en su perfil o preguntarles con más detalle. Deben entender que la confianza se gana y que además de la edad será la responsabilidad de sus acciones pasadas las que determinen que tengan mayor o menor autonomía.

– ¿Cuándo deben usarlo? Hay que poner horarios y restricciones al uso de las redes sociales. Las redes sociales no deben usarse en tiempos destinados al estudio o al descanso. Tampoco si estamos estableciendo comunicación con ellos o están en algún momento de reunión familiar, como las comidas.

– ¿Cómo ver su perfil? Depende de la edad del menor y de la relación previa que tengamos con él. Hacerse un perfil propio y ser contacto de los hijos es muy útil, sobre todo si el adolescente nos invita voluntariamente, como cada vez es más habitual en redes sociales donde adultos y adolescentes coexisten. Otra forma es entrar con ellos directamente, sentándonos a su lado mientras las usan. Otra vía útil es pedirles ver fotos o vídeos que quieran enseñarnos y aprovechar para hacer alguna pregunta concreta que queramos saber.

– ¿Qué comentar del uso que hacen? Igual que en la vida real debemos intervenir preguntando, corrigiendo o reforzando aquello que nos gusta que digan y hagan. Podemos comentar qué nos han parecido algunas cosas que hemos leído o recomendar y compartir otras con ellos.

La clave es entender el espacio virtual como un espacio real de interacción entre los adolescentes y sobre todo…nunca dejar de estar pendientes, de hablar con los hijos, de conocerlos…

Para saber más acercar de cómo deben ejercer control los padres en relación al uso que los hijos hacen de las redes sociales, leer en elconfidencial.com 

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter