En la educación las cosas están cambiando y la explicacción está en que se están revirtiendo los paradigmas pre-supuestos. En oposición a la educación tradicional se obtiene un nuevo concepto que estaría dado por la educación a distancia a través de la tecnología, en dónde:

-la universidad de acerca a alumno

-el alumno decide su horario de estudio

-la educación se da donde quiere el alumno

-el alumno puede repetir la clase tantas veces como quiera hasta aprender los conceptos.

Héctor Masoero escribe en La Nación acerca de la importancia de la aplicación de tecnología en la educación superior.”

“Si pretendemos construir una Argentina preparada para competir en un mundo globalizado y volátil, será imprescindible expandir la educación superior, aumentar las tasas de graduación y garantizar sus estándares de calidad. Para lograrlo, necesitamos invertir de manera inteligente los recursos que tenemos disponibles, focalizándonos en la innovación y en la incorporación de tecnología que permita a nuestras universidades ganar en productividad, para ser más inclusivas y formar mejor a sus propios estudiantes”.

“Hay que tener en cuenta que la mera incorporación de tecnología no necesariamente implica mejorar la productividad o la calidad de la enseñanza: siempre es necesario un plan estratégico institucional que identifique con claridad cómo y para qué se utilizará la tecnología, cómo se entrenará y formará a los docentes y qué sistema de evaluación de cumplimiento de objetivos se utilizará para tomar las medidas correctivas mientras se implementan las innovaciones”.

Para leer la nota en La Nación: Por un uso inteligente de la tecnología

 

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Anuncios