Archivo Entre Padres

En vacaciones es importante dialogar en familia para establecer pautas claras de convivencia  y así poder divertirse y descansar todos. Que todos tengan su espacio para el descanso y un tiempo propio para desarrollar actividades placenteras y recreativas. No es necesario andar juntos las 24 horas. Lo ideal es equilibrar entre momentos para compartir en familia y tiempo en el cual cada uno disfrute actividades por separado.

Se suelen dar muchos consejos a las familias que comienzan sus vacaciones, la mayoría, de sentido común, pero debemos reconocer que no es fácil convivir todos juntos, con diferentes edades e intereses y mucho tiempo libre.

Es muy importante planificar actividades, no por responder sólo a la necesidad de cubrir un tiempo vacío, sino también pensando en sus habilidades e intereses buscando su bienestar y formación.

El tiempo libre que tienen los niños y adolescentes durante las vacaciones es la mejor oportunidad para que crezcan en todas sus dimensiones: física, emocional, intelectual y espiritual. Es la posibilidad para los chicos (y los grandes) de hacer todo aquello que les gusta pero que dejaron en un segundo plano por las obligadas actividades del año. Aprovechar este espacio para compartir momentos de juego junto a los hijos. Los adultos debemos entender que el juego es la forma en que los niños aprenden a pensar y adquieren capacidades. Jugar en familia es la mejor manera de reforzar las relaciones entre los miembros del hogar.

Con los adolescentes es más complicado… hay que reconocer que estar más tiempo juntos también implica más conflictos. En el caso de los adolescentes, con su mundo centrado en los amigos, con quienes encuentran satisfechas todas sus necesidades de comunicación y diversión, los padres son personas que ponen límites a sus vidas y reprenden determinadas conductas. No hay vacaciones para los límites!

Es importante fijar horario de regreso, almorzar juntos todos los días, realizar actividades juntos.

Acerca del uso de los medios tecnológicos, sean computadoras, TV, películas, ipods, Internet, videojuegos: establecer límites claros, una cantidad de horas. involucrase en las películas o páginas de Internet que los hijos están utilizando revisando junto a ellos las reglas básicas de seguridad en Internet. En el verano, hay una tendencia a pasar mucho más tiempo frente a los medios, y ese hecho puede generar, además del inicio de alguna adicción a las nuevas pantallas, kilos extra, y estimular un estilo de vida sedentario que no es bueno para la salud física de los chicos.

Estimular y organizar actividades al aire libre, que promuevan la actividad física, como caminar, jugar fútbol, andar en bicicleta, etc.

Es necesario reflexionar sobre este tiempo de ocio y descanso para no dejarlo librado a la improvisación y que finalmente no necesitemos “vacaciones de las vacaciones”.

Para los padres, este es el mejor momento para demostrar su organización y creatividad, pero, sobre todo, de cuánta autoridad y paciencia disponen.

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter