…”se ha empezado a trabajar en programas, en los que se designan mentores de poco más de 20 años para asesorar a veteranos que superan la cuarta década”…dice Jorge Mosqueira, en su artículo “Jóvenes maestros de viejos diablos”, publicado en La Nación hace unos días.
Comenta que esta iniciativa ya fue implementada por el famoso Jack Welch cuando se encontraba al mando de General Electric.  Impulsando a ejecutivos de alto rango a buscar asesores veinteañeros entre sus supervisados para ayudarlos a ingresar al mundo cibernético. Otras compañías como HP, Ogilvy & Mather o Cisco también emprendieron ese camino.
“No hay duda de que, en la práctica, es una excelente idea, un recurso válido para actualizar los conocimientos de toda la organización, pero para realizarla es necesario revertir una situación que tiene antecedentes culturales firmemente instalados”.

Hace años ya que los adultos debemos tener la capacidad de poder aprender de los más jóvenes para adecuarnos a los momentos que vivimos. Más allá de las empresas, los profesores y padres se ven sometidos a la exigencia explícita de formarse en las nuevas tecnologías. Y no sólo eso, sino de realizar el cambio de concepción que les permita la entrada en esta nueva cultura, en esta nueva forma de entender la comunicación.

Siempre me ha gustado esta frase: “El hombre comienza a ser viejo cuando deja de ser educable” de Tomás Sánchez Iniesta.

Cuando el fuego era una nueva tecnología

Humor de Daniel Paz para Dattatec

…”disfrutemos de una época de la humanidad en que se han producido en ciento cincuenta años más avances que en el resto de la historia; tratemos de no echar a correr mensajes apocalípticos que no hacen bien a nadie, y si el mundo ha de desaparecer, trabajemos para evitarlo, o al menos retrasarlo lo más posible, mientras intentamos resolver los problemas a medida que aparecen y mejorar al máximo nuestra vida. Seguros de que no lo haremos volviendo atrás, a algún pasado puro y original en el que la gente vivía más y mejor. Y sí convencidos de que, desde que alguien hizo fuego por primera vez, y alguien pintó un bisonte en la cueva, la historia siempre ha sido así”. Rolando Martiñá

Debemos ir más allá, por necesidad o por deseo. Buscar, explorar, expandir el horizonte..Debemos aprender a poner a nuestro servicio los avances tecnológicos.

Es probable que el mundo de posibilidades que inauguró Internet siga planteando nuevos interrogantes cada día. Por eso, los adultos debemos seguir preocupados por seguir aprendiendo cómo hacer el mundo que soñamos.

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter