‘Si no quieres que tus fotos circulen, no las cuelgues en la Red” alerta Panda

FacebookEl acceso es independiente a la configuración de privacidad del usuario. Robar una foto en Facebook es muy fácil: lo único que hay que hacer es arrastrar la imagen con el puntero a la barra de navegación (o abrir en ventana nueva) y así se puede obtener la dirección de la misma. Cualquiera -tenga o no cuenta en la red social- puede verla. No se trata de un ‘agujero’ de seguridad, sino un problema de privacidad: sucede porque la compañía aloja las imágenes en servidores públicos de fotos contratados para ello.

La URL obtenida y que apunta a la imagen no está vinculada directamente a ‘facebook.com’ sino que pertenece a un servidor externo a la compañía, contratado para alojar datos (‘hosting’).

Todas las fotos están en realidad a disposición del público sin tener en cuenta la configuración de la privacidad individual elegida por el usuario.

La compañía de seguridad informática Panda, contactada por el Navegante, recuerda que la publicación de fotos que provienen de perfiles de Redes Sociales por parte de terceros puede llegar a ser incluso más fácil. “Sólo hay que hacer una captura de pantalla de una foto en cuestión para poder publicarla en otro sitio”.
 
Leer La engañosa ‘privacidad’ de las fotos en Facebook en El Mundo

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter