“El uso excesivo de redes sociales puede causar depresión”…según una investigación de la Academia Estadounidense de Pediatría. Lo han bautizado como la depresión Facebook.

De acuerdo con la investigación, el uso sin moderación podría exponer a los adolescentes al cyberbullying, ansiedad social y aislamiento severo.

Según la investigación, los jóvenes que desarrollan depresión, manifiestan previamente una tendencia al aislamiento o ansiedad y buscan en Internet una forma de interactuar con otras personas. Cuando esa relación no se establece, ellos se deprimen.

Se recomienda que los padres evalúen si el tiempo dedicado a las relaciones virtuales interfiere o no en la construcción de relaciones reales.

Algunas herramientas que pueden ayudar a esta vigilancia paterna incluyen:

  • software de control parental, incluyendo el bloqueo de webs
  • definición de horarios de uso, acordados entre padres e hijos
  • medidas de los propios servicios de red social, como la edad mínima de acceso (aunque puede ser fácilmente burlada), o el establecimiento de un uso ético (condiciones de uso y netiqueta) cuya vulneración pueda ser denunciada por los propios miembros de la comunidad virtual (aunque los millones de usuarios de algunas redes sociales lo convierten en difícil).

Pantallas Amigas

Seguir a Mabel Campanelli en Seguir a MabelCampanelli en Twitter