Una encuesta a 2 mil adultos en los Estados Unidos buscó profundizar en cómo padres e hijos usan sus dispositivos móviles y cómo estas conductas impactan en sus relaciones.

  • El 40% de los padres admiten que a veces pasan demasiado tiempo con un dispositivo móvil frente a sus hijos.
  • El 42% de los niños creen que sus padres necesitan desconectarse más cuando están en casa.
  • El 94% de los padres están de acuerdo en que deben dar un ejemplo positivo si esperan que sus hijos tengan buenos modales al usar dispositivos móviles.

Para los adultos, las notebooks y los  teléfonos inteligentes facilitan la comunicación entre padres e hijos, pero la educación es importante.

¿Existe una nueva generación de papás 2.0, “más conectados, más presentes“? 

Leer la nota en Infobae.com

Seguir a MabelCampanelli en Twitter

Anuncios